© 2012 Asociación para la Rehabilitación Permanente de Enfermedades Reumáticas

Programa ARPER

Las características de este programa son las siguientes:
INTERACCIÓN E INTERDEPENDENCIA
Profesionales de cuatro disciplinas trabajando en equipo.

 

Es un hecho incuestionable que, de forma independiente, un/a fisioterapeuta, un/a nutricionista-dietista, un/a preparador físico-entrenador/a personal, y un/a psicólogo/a pueden ayudar a una persona afectada de una patología reumática en el manejo de los síntomas y en la mejora de su calidad de vida.  Por ello, esta ayuda es significativamente mayor y mejor cuando profesionales de estas cuatro disciplinas se comprometen a trabajar juntos ... a trabajar en equipo.  Esto es precisamente lo que ocurre en ARPER

 

El trabajo de los equipos multidisciplinares en ARPER implica para cada profesional  ...

  • Estar actualizado sobre las aportaciones científicas y aplicadas de su disciplina para la rehabilitación de enfermedades reumáticas.

  • Conocer cómo trabajan sus compañeros/as del resto de disciplinas, y dar a conocer a sus compañeros/as cómo hace su trabajo.

  • Comprender cómo su trabajo puede repercutir positivamente en el que realizan el resto de sus compañeros y, a la inversa, cómo el trabajo del resto de compañeros puede repercutir positivamente en el que él/ella realiza.

  • Implicarse con sus compañeros/as en hacer el diseño de ayuda a la rehabilitación lo más adecuado posible para cada persona del grupo.

  • Evaluar de manera conjunta el trabajo que se lleva a cabo con cada persona afectada de una patología reumática y con el grupo de todos/as ellos/as.

 

INTERACCIÓN E INTEGRACIÓN
Los contenidos de la rehabilitación conectados entre sí.

 

Mejorar el estilo de alimentación tiene sin duda una influencia positiva en la salud de una persona afectada de una patología reumática; pero esta mejora en su alimentación puede potenciarse si está vinculada a un programa de actividad física dirigido p.ej. a la mejora de la condición aeróbica; y ambas mejoras (alimentación y condición física) pueden potenciarse si están vinculadas al diseño y utilización de una rutina de manejo activo del dolor.

 

El entrenamiento psicológico dirigido a la mejora de la autoestima y la autoconfianza puede tener una influencia positiva en la salud de una persona afectada por una patología reumática; pero esta mejora en su funcionamiento psicológico puede potenciarse si está vinculada a un programa de mejora de su estilo de alimentación en el que progresivamente va alcanzando los objertivos que acuerda con su nutricionista; y ambas mejoras (psicológica y alimentación) pueden potenciarse si están vinculadas a un programa de actividad física dirigido p,ej. a la mejora de la movilidad articular.

 

Los anteriores son ejemplos de "interacción" de los contenidos de rehabilitación que se aprenden y entrenan en ARPER.  Pero para que ésto sea posible es necesario el trabajo en equipo entre fisioterapeuta, nutricionista-dietista, preparador físico y psicólogo/a.  Cuando lo logramos, estamos "integrando" los elementos que a una persona afectada de una patología reumática pueden ayudarle a manejar los síntomas de su enfermedad y a mejorar su calidad de vida.

INTERACCIÓN Y COHESIÓN
El "sorprendente" efecto de la cohesión en los grupos de rehabilitación.

 

En el diseño inicial del programa ARPER se contemplaba la importnacia de un adecuado y positivo "clima" en los grupos de rehabilitación con personas afectadas de patologías reumáticas.  Sin embargo, a lo largo de la experiencia de la implementación de este programa no deja de sorprender el grado de aceptación, cooperación y unión entre los miembros de cada grupo.  Esta "cohesión" es un factor que favorece y anima a la asistencia y participación en las sesiones semanales de rehabilitación, y a la aplicación de lo aprendido en el día a día durante la semana.  Las personas que componen cada grupo han aprendido a animarse, apoyarse y ayudarse entre ellos/as y, en particular, cuando concen que alguien en particular lo está pasando mal.  Pero, si cabe, todavía más "sorprendente" es la excepcional capacidad de aceptación y de integración con las personas que han ido incorporándose con posterioridad a la formación de estos grupos.

APRENDIZAJE Y ENTRENAMIENTO
En las sesiones de grupo y en el día a día.

 

Las sesiones grupales de rehabilitación tienen lugar una vez a la sema (los miércoles por la tarde con el grupo de Huesca y los viernes por la tarde con el grupo de Zaragoza), y una duración de 2 horas.   La primera parte de 1h15', aproximadamente, está orientada al aprendizaje y entrenamiento de contenidos relacionados con la actividad física, en concreto: movilidad articular, tonificación, equilibrio y actividad aeróbica.  La segunda parte de 45', aproximadamente, se destina a la realización de talleres prácticos de cada una de estas cuatro áreas: fisioterapia, preparación física, nutrición-dietética y psicología.  Durante la semana se anima y ayuda a los participantes a que apliquen, utilicen, ensayen y entrenen en sus lugares de residencia, trabajo, ocio, ... los contenidos que se presentan y entrenan en las sesiones de grupo.

 

A modo de ejemplo, en las sesiones grupales:

 

  • se enseña y ayuda a adaptar en el caso de cada persona, una rutina de "despertar y puesta en marcha", compuesta por ejercicios y pautas conductuales específicos, para ser utilizada por las mañanas, en la cama, en el momento que suena el despertador y a continuación durante el desayuno y aseo:

  • rutinas para su utilización en diferentes momentos del día y con diferente periodicidad (ej, cada 1-2 horas) en situaciones donde se permanece sentado o de pie;

  • rutinas para la modificación y adecuación del estilo de alimentación; ... entre otras

EVALUACIÓN E INFORMES
Metodología de evaluación e información para el especialista de reumatología.

 

Para la incorporación al programa ARPER, junto al consentimiento del especialista de reumatología, se solicita a cada persona que lo comunique a su médico de familia y solicite de éste/a una prueba de auscultación y electrocardiograma con el objetivo de confirmar la idoneidad para la práctica de actividad aeróbica. 

 

A continuación, y en el menor tiempo posible, se realizan las pruebas de evaluación y valoración de fisioterapia, nutrición y dietética, preparación física y psicología.  El contenido de este protocolo de evaluación se fundamenta y compone de:

  • las directrices de la Sociedad Española de Reumatología

  • las indicaciones aportadas por las jefaturas de los servicios de reumatología de los hospitales San Jorge de Huesca, y Lozano Blesa y Miguel Servet de Zaragoza

  • otras pruebas de evaluación sugeridas por los profesionales de ARPER, de acuerdo con el criterio especialistas en reumatología

 

Diariamente se solicita a los participantes en el programa ARPER la cumplimentación de un autorreigstro con el fin de disponer de medidas continuadas en el tiempo relacionadas con la evolución de la sintomatología y con la adherencia a las pautas de la rehabilitación.

 

Cuando una persona conoce la fecha de la próxima consulta con su reumatólogo/a, con una semana de antelación, informa al coordinador del programa ARPER para proceder a la elaboración de un informe con toda la información que se dispone. De esta forma, cada paciente puede aportar a su reumatólogo/a en la consulta información actualizada de la evolución de su estado de salud.